Las guarderías y los mocos

Llega el mes de septiembre y la vuelta el cole. Las guarderías se nos llenan de niños y comenzamos la temporada de mocos, mocos y más mocos… ¿por qué?

Debido al estilo de vida actual, cada vez llevamos antes a nuestros hijos a las guarderías, muchos desde los 4 meses… y si juntamos esta circunstancia con la virulencia de los gérmenes (VRS, adenovirus…) con los factores ambientales (contaminación, tabaquismo, calefacciones…) y con los factores predisponentes (alergias o asmas paternos, dermatitis atópica…), tenemos una bomba de relojería.

Es muy difícil controlar estas situaciones, pero sí que debemos intentar prevenir y poner todos nuestros esfuerzos en ello, ya que como muchas veces os comento a los papas… “hay que tenerlos a raya porque lo que no queremos es que conlleve a daño permanente que les límite de adultos, o se nos queden asmáticos, o que no puedan ni jugar con sus amigos porque se ahogan…”. Por eso, un diagnóstico y tratamiento precoz por parte del pediatra o de los especialistas del aparato respiratorio y una fisioterapia respiratoria eficaz y preventiva nos ayudará conseguirlo.

No solo los profesionales tenemos que actuar, es imprescindible que los padres os concienciéis y toméis parte en ello, por ejemplo con medidas higiénicas correctas, lavado de manos, evitar sitios de aglomeración en épocas de frío, evitar el contacto con el tabaco, evitar el contacto en la medida de lo posible con otros niños que este malitos… y muy importante si tienen pautado tratamiento médico, ¡no se os olvide dárselo! Una fisioterapia respiratoria puede ser un complemento muy potente al tratamiento médico pautado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies