El virus de la gripe, tan frecuente en esta época del año.

¿Qué es la gripe? ¿Cómo se transmite?

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda causada por un virus, que se presenta principalmente en los meses más fríos del año como son de noviembre a marzo.

Se transmite de una persona a otra, fundamentalmente por gotitas provenientes de la vía respiratoria de una persona enferma a través de la tos, estornudos o simplemente hablando, siendo capaces de trasmitirla desde un día antes del comienzo de los síntomas hasta 3-7 días después del comienzo de la enfermedad.

 

¿Qué síntomas produce?  ¿Qué complicaciones puede haber?

Los síntomas suelen aparecer a las 48 horas de haberse contagiado pero aunque tienden a remitir a los 5-7 días, hay veces que éstos se pueden prolongar hasta dos semanas.

Los principales síntomas son fiebre de hasta 39ºC, escalofríos, dolor de cabeza, dolores musculares, estornudos, tos intensa y persistente, rinorrea, lagrimeo y faringitis leve.

Las complicaciones respiratorias son las predominantes en la gripe, como bronquitis, neumonías, sinusitis…pudiendo ser graves en pacientes con patología ya respiratoria de base.

 

¿Cómo prevenir el contagio?

Aunque existe cierto rechazo/ temor ante la vacunación de la gripe, es la medida más eficaz para la prevención del contagio y sus complicaciones ayudado así por las medidas higiénicas tales como lavado de manos, taparse la boca al toser o el uso de pañuelos desechables.

 

La vacunación, ¿Quién debería vacunarse?

El Sistema nacional de salud junto el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría recomienda vacunar a grupos de riesgo:

– Niños a partir de los 6 meses de edad y adolescentes en determinadas situaciones o con enfermedades de base (enfermedades respiratorias tales como asma, hiperreactividad bronquial, fibrosis quística…)

– Niños sanos a partir de los 6 meses de edad, adolescentes y adultos sanos que convivan con pacientes de riesgo.

– Miembros del entorno familiar cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que estos no pueden recibir la vacuna antigripal.

Así como todos los profesionales sanitarios y personas que trabajen en servicios públicos esenciales.

 

¿Por qué cada año hay que vacunarse?

Es necesaria la vacunación anual, debido a que los anticuerpos producidos en respuesta a la vacunación van disminuyendo en el tiempo y debido a la alta capacidad de los virus de mutar cada año.

 

Me da miedo vacunarme, ¿puedo contagiarme?, ¿Qué efectos secundarios puede tener?

La vacuna ha mostrado una seguridad muy alta previniendo entre el 70-90% de los casos de gripe en menores de 65 años.

La mayoría de las vacunas no pueden provocar la enfermedad porque están compuestas por virus muertos no contagiosos.

Sus efectos secundarios mas frecuentes son el escozor y /o dolor en la zona de inyección, pero reacciones como fiebre, malestar o dolor muscular pueden aparecer durante 1-2 días, en menores de 12 años vacunados por primera vez.

 

Una fisioterapia respiratoria ayuda en la prevención de complicaciones respiratorias en personas que se infectan con el virus de la gripe, siendo parte fundamental en pacientes con enfermedades respiratorias de base ( EPOC, asma, bronquiolitis….)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies